SONIDO AMBIENTAL

Los sonidos de la naturaleza mejoran nuestra concentración.
El sonido de la lluvia repiqueteando en una ventana, un río que fluye, el susurro incansable del océano golpeando contra un arrecife, el trino de unos pájaros, el canto de una ballena…
Los sonidos de la naturaleza tienen un poder catártico en nuestro organismo. Es como un regreso a nuestros orígenes, una vía de escape, un canal que nos centra y nos libera a la vez.


CONTROLAR LA ANSIEDAD

La ansiedad es un estado mental que se puede definir como un mecanismo natural, hace que una persona este en constante estado de alerta.

Tanto así, que cualquier situación la pueden ver como una amenaza. Según los especialistas, todos sufrimos, en distintas medidas de ansiedad. Vivir en constante estado de alerta o con un grado muy alto de ansiedad puede provocar muchos problemas en la salud física y mental, debes usar la música para la ansiedad.

La música para calmar la ansiedad y relajarte puede ser tu más querida aliada en esos momentos.

MINDFULNESS

El mindfulness es una técnica de relajación que nos enseña a tomar conciencia plena de nuestras emociones con el fin de eliminar la frustración o ansiedad que produce el no poder cambiar ciertas situaciones.

Además puede aliviar los síntomas de trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión, gracias a que, según los especialistas, contribuye a reducir los estados emocionales negativos, como el enfado, y a incrementar los sentimientos positivos como la alegría y la satisfacción.

MEDITACIÓN ZEN

La música Zen es un tipo de música lenta que propicia la quietud de los pensamientos. Este hecho nos ayuda a entrar en estados de meditación más profundos.

El predominio del ritmo lento y repetitivo contribuye a cambiar el tipo de ondas cerebrales que emite nuestro cerebro. Pasamos de un estado beta a un estado alfa. Dichas ondas son las que emitimos cuando estamos en paz, próximos al sueño.

Gracias a las notas musicales sostenidas durante un largo período ayuda a aquietar el ruido mental.


SENTIMIENTO ESPIRITUAL

La Música Espiritual nos permite llegar a estados emocionales plenos, nos conecta con nosotros mismos. Es por ello que es utilizada para poder lograr una meditación profunda, generar una energía positiva y orar con tranquilidad, entre otras cosas.
La música Espiritual, hace que todo nuestro ser y nuestra alma se relaje.

Luego de encontrarnos con nosotros mismos, nos lleva a experimentar distintos estados emocionales, físicos y espirituales que están más allá de lo terrenal.

ESTAR EN CALMA

Ayuda perfecta para recuperar nuestro equilibrio interno, atendiendo de forma integral los aspectos de la persona: cuerpo, mente y espíritu.

Tratamos de reconocer y aceptar nuestros miedos, reemplazar temores irracionales por emociones reales, fortalecer la autoestima y la confianza en nosotros mismos y elegir pensamientos orientados a la paz interior.

PARAÍSO NATURAL

Rodeados de Naturaleza ayudamos a poseer una mejor salud mental y neuronal, ya que disminuimos nuestra presión arterial y conciliamos un estado de bienestar natural que promueve nuestro estado positivo. 

Disfruta de la naturaleza en estado puro y déjate cautivar por los sonidos de paz en este hábitat natural de sensaciones únicas.

CURAR LA MENTE

A nuestro cerebro le apasiona la música. La música relajante es casi como una vitamina para nuestras neuronas, nos sumerge en un estado mental propicio para mejorar nuestro razonamiento y potenciar las habilidades espacio-temporales a la vez que mejora nuestra función cerebral.

Asimismo, se mejora la interconexión entre nuestros dos hemisferios, favoreciendo una comunicación más rápida entre nuestras neuronas.

DORMIR PROFUNDAMENTE

Olvídate de contar ovejas. Escuchar música relajante para dormir no solo te ayuda a conciliar el sueño. Además, te lleva a un estado placentero de somnolencia haciendo que el sueño sea más profundo y reparador.

Según un estudio publicado por la National Sleep Foundation de Estados Unidos, los mayores de 45 años que escuchan música relajante antes de dormir alcanzan las fases más profundas del sueño más rápido y se despiertan menos veces durante la noche. En definitiva, presentan una mejoría en la calidad del sueño.

Sentirse más tranquilo y relajado tras escuchar una determinada melodía es una realidad. La música relajante ayuda a reducir la frecuencia cardíaca y la respiración, además de ello, bajamos la presión arterial y favorecemos la relajación de nuestros músculos.

CUERPO Y MENTE

Debemos desconectar completamente de todo lo que nos rodea y centrarnos únicamente en nuestro interior para conseguir escucharnos a nosotros mismos, observarnos sin prejuicios y tomar conciencia de lo que queremos conseguir. 

Sólo de esta forma nuestro cuerpo y mente podrán trabajar con total armonía y sentirse después totalmente rejuvenecidos, llenos de energía y vitalidad.